Select Page

La modernidad nos ha dado un sinfín de flujos de información. Estamos constantemente bombardeados con mensajes que nos dicen qué comprar, qué pensar, qué comer, qué vestir y cómo comportarse. En su mayor parte, estos mensajes no son tanto para nuestro mejor interés como para obtener mayores y mejores ganancias. Dondequiera que miremos, parece que algo nos dice que necesitamos cambiar algo de nosotros mismos para ser mejores y más aceptados. Parece que poca cosa busca mejorarnos. Si tan solo tuviéramos este aspecto o este artículo en particular en nuestro poder, si tan solo pensáramos de esta manera o comiéramos este alimento, entonces podríamos obtener algo que nos haga mejores. De lo contrario, se nos dice tanto directa como indirectamente que quienes somos es inaceptable. En última instancia, estos elementos han llevado a un número récord de personas que se sienten deprimidas, inadecuadas, desesperanzadas, insatisfechas y mal. En un momento de la historia donde las personas, en general, son más ricas, menos propensas a las enfermedades y tienen mayores oportunidades e información, estamos menos contentos y más infelices que nunca. Parece que la era moderna ha perdido un tipo de conexión con nosotros mismos, una práctica de introspección que busca mejorar a la persona en su totalidad a través de hábitos emocional y físicamente sanos, en lugar de estar motivados por el lucro, la avaricia y agendas externas. El antiguo dicho de que eres lo que comes podría parafrasearse para decir, eres lo que trabajas; eres tan equilibrado como los pensamientos y las palabras que te transmites a ti mismo. Hoy en día, no solo se nos enseña poco sobre la autosuficiencia, sino que también se nos dice que miremos afuera y en otros lugares para obtener mejoras instantáneas que automáticamente nos harán mejores y nos verán a nosotros mismos de forma más positiva. Sin embargo, los científicos han comenzado a darse cuenta de la conexión muy real entre lo que pensamos y nos decimos a nosotros mismos y nuestra salud y bienestar en general a través de la investigación y el estudio. Para demostrar el poder de los pensamientos positivos, el Dr. Masaru Emoto, investigador japonés y profesor de ciencias alternativas, inventó el experimento del arroz.

Un conjunto interesante de experimentos

En la década de los 90, un interesante conjunto de experimentos fue iniciado por un científico llamado Dr. Masaru Emoto. El Dr. Emoto sintió que los mensajes positivos y la verbalización eran la clave para afectarnos a nosotros mismos y al mundo material que nos rodea. También consideró que el agua, que constituye el 60 % del cuerpo humano y compone porcentajes aún más altos en órganos como el cerebro, el corazón y los pulmones, era un conducto que podía demostrar cómo los mensajes positivos y negativos afectan la realidad. 

Para demostrar el poder de los pensamientos positivos, el Dr. Masaru Emoto, un investigador japonés y profesor de ciencias alternativas, inventó el experimento del arroz. Emoto reconoce que la conciencia humana tiene un efecto sobre la estructura molecular del agua y que el agua puede reaccionar ante pensamientos y emociones positivas. Incluso creía que los pensamientos y las conversaciones positivas podían eliminar la contaminación del agua.

Para demostrar sus teorías, el Dr. Emoto creó su ahora famoso Experimento del Arroz. Sintió que los pensamientos humanos hechos de energía eran tan poderosos que podían cambiar la realidad. Su experimento se llevó a cabo durante un período de treinta días en el que colocó cantidades iguales de arroz cocido en tres frascos junto con la misma cantidad de agua. Luego puso etiquetas en dos de los frascos indicando cómo serían tratados, por así decirlo. El primero estaba etiquetado como Gracias y recibiría mensajes positivos. El segundo frasco fue designado con el título ¡Idiota! Este tarro de arroz y agua recibiría mensajes y comunicaciones negativos. El tercer frasco era su control y, por lo tanto, no recibió ninguna etiqueta.

Experimento con el arroz del Dr. Emoto: metodología y hallazgos

El experimento del arroz del Dr. Emoto
  1. El tarro de agradecimiento: dijo gracias desde el fondo de su corazón. Usó la emoción del agradecimiento para hablarle a este frasco.
  2. El tarro de idiota: le gritó idiota y se sintió enfadado y frustrado al decir esas palabras.
  3. El tarro sin etiqueta: no le prestó atención a este tarro de arroz. Simplemente lo ignoró. Usó la emoción de la indiferencia para el tercer frasco

Al final del día 30, estas fueron sus observaciones:

  • La jarra que agradecía todos los días fermentó espectacularmente. No tenía moho negro ni material podrido que creciera de él.
  • El frasco en el que intimidaba o descargaba su ira se había vuelto negro. Estaba cubierto de moho negro.
  • El frasco que ignoró durante 30 días tenía aún más moho negro, sí, más que el frasco de arroz Idiota. Según el Dr. Emoto, el arroz del frasco se había podrido.

El Dr. Emoto concluyó que los mensajes positivos transmitidos al arroz y al agua lo habían ayudado a mejorar y florecer. Había fermentado muy bien sin podredumbre ni moho. Por el contrario, vio que el arroz y el agua que recibían mensajes negativos y de odio reflejaban estas negatividades mediante la descomposición y el mal olor. Sin embargo, lo más extraño fue el frasco descuidado. Se había podrido completamente y estaba totalmente arruinado. Con sus hallazgos, el Dr. Emoto argumentó que el poder de los pensamientos y las palabras podría cambiar literalmente las realidades y nuestras estructuras corporales, lo que afecta nuestra salud, tanto mental como física.
Sea más consciente

Entonces, volvamos a nuestros pensamientos originales sobre los mensajes que recibimos y, lo que es más importante, creamos, ¿qué nos dice el Experimento del Dr. Emoto sobre cómo hablamos y pensamos sobre nosotros mismos? ¿Qué revelan sus hallazgos sobre el poder y la energía que tienen nuestros pensamientos y palabras cuando se transmiten al mundo que nos rodea y a nosotros mismos?
De hecho, parecería que la forma en que nos hablamos a nosotros mismos, cómo pensamos y nos vemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea tiene un efecto notable. Como tal, debemos esforzarnos por ser más conscientes de las conexiones que creamos entre nosotros, nuestros pensamientos, nuestras palabras y las estructuras que gobiernan nuestro bienestar y el estado de nuestro entorno. También debemos tener cuidado de rodearnos de aquellos que nos elevan y esforzarnos por introducir belleza real y auténtica en nuestras mentes todos los días, no una belleza falsa creada por el deseo de ganancias y poder de otros.

Por supuesto, los experimentos y conclusiones del Dr. Emoto no han estado exentos de críticas; tal es la naturaleza de la buena ciencia. Sin embargo, al menos vemos que nuestras mentes y pensamientos, nuestras palabras y acciones tienen un efecto real y medible en nosotros mismos y en quienes nos rodean. Quizás esta sea la conclusión más importante a la que llegó el Dr. Emoto y la lección más útil que podemos extraer de sus hallazgos. Realmente somos lo que pensamos, decimos y hacemos. Por lo tanto, es aún más importante cuidar las cosas a las que nos sometemos.

Esto no es para abogar por la ignorancia voluntaria de los problemas y el dolor del mundo. Sin embargo, debemos buscar de manera proactiva equilibrar esas cosas con el cuidado personal, la belleza real y las conexiones sanas y edificantes entre nosotros y los demás, nuestros pensamientos y habla, y las imágenes que pintamos de quiénes somos en nuestra propia opinión.

Fuentes de información:

Themindfool.com

Research Gate

www.masaru-emoto.net

Emoto, Masaru, 1943-2014. The Hidden Messages in Water. Hillsboro, Or.: [Emeryville, CA]: Beyond Words Pub. ; Distributed to the trade by Publishers Group West, 2004.

Arntz, William, Betsy Chasse, and Mark Vicente. What the Bleep Do We Know!?: Discovering the Endless Possibilities for Altering Your Everyday Reality. Deerfield Beach, Fla: Health Communications, 2005