Select Page

Nikola Tesla puede haber sido el padre de la Energía Escalar, pero no fue la única persona que descubrió su existencia. Cuando era un joven ingeniero en Kansas City, se le pidió a un hombre llamado Thomas Galen Hieronymus que fabricara algunos dispositivos eléctricos inusuales para su vecino, el Dr. Planck.

Más tarde, descubrió que los dispositivos eran instrumentos radiónicos, presentados por primera vez al mundo por el Dr. Albert Abrams de San Francisco. Esto despertó su interés en la tecnología radiónica y puso su mente en el objetivo de aprender más.

En 1949, después de investigar y construir su dispositivo durante años, Hieronymus se convirtió en la primera y única persona en patentar con éxito una máquina radiónica. Creía que su dispositivo detectaba una forma de energía previamente desconocida que era emitida continuamente por todos los elementos. Una vez calibrado, descubrió que podía usar el dispositivo para identificar muestras minerales desconocidas. El circuito de este dispositivo utilizaba componentes tanto eléctricos como ópticos.

Cuando el oficial de patentes solicitó que la energía recolectada tuviera un nombre, Hieronymus pensó en dos palabras relacionadas con su dispositivo: Electricidad y Óptica. En vez de utilizar los dos, los combinó, creando el término Energía Elóptica.

Poco sabía él… Tesla ya lo había descubierto y lo había llamado Energía Radiante, que más tarde pasaría a llamarse Energía Escalar por un ingeniero nuclear, Tom Bearden.

Aun así, el dispositivo de Hieronymus sería el siguiente paso en una revolución.

PERO, no fue solo un pionero de la energía escalar; su esfuerzo de toda la vida ha servido para presentarle a la humanidad una comprensión seminal de esta fuerza fundamental en la naturaleza que de otra manera no conoceríamos tan bien.

¿Quién era él?

Thomas Galen Hieronymus nació el 21 de noviembre de 1895 en Valparaíso, Indiana. Cuando era joven, desarrolló un interés en la comunicación por radio y posteriormente se convirtió en uno de los primeros operadores de radio con licencia en los Estados Unidos de América.

Más tarde, trabajó como ingeniero en Kansas City Power & Light Company, donde desarrolló el sistema de bloqueo de fase que sirve para conectar las centrales eléctricas.

La destreza de Hieronymus en la ingeniería también fue utilizada por la profesión médica para construir instrumentos de diagnóstico médico. Estos instrumentos médicos utilizaron energía escalar para diagnosticar y revertir enfermedades con un alto grado de precisión y eficacia.

Una de sus creaciones más importantes fue el Tubo Cósmico, que creía que atraía un flujo descendente de energía cósmica del éter. Pero… ¿cómo lo descubrió?

Bueno, la inspiración para los tubos cósmicos provino de un experimento temprano de Hieronymus, en el que varias cajas de cigarros se llenaron con tierra y semillas de granos antes de colocarlas en un sótano. Algunas cajas tenían placas de cobre instaladas en las tapas, y algunas de ellas estaban conectadas por cable a una gran placa de cobre montada en el techo de su casa. Las semillas en todas las cajas germinaron, pero solamente las que estaban conectadas a la placa del techo produjeron brotes verdes y saludables. Hieronymus razonó que la energía cósmica era responsable del crecimiento saludable.

Ampliando esta idea, Hieronymus elaboró ​​muchos más tubos cósmicos a lo largo de los años. Eventualmente agregó un pocillo de reactivo en el que se podían colocar las muestras. Posteriormente estudiaría los patrones vibratorios del espécimen a medida que extraía la energía y la transmitía al suelo.

Como puede imaginar, este dispositivo se vendió a una cantidad no verificable de agricultores para que lo usaran en sus cultivos, pero fue solamente el comienzo de la incursión de Hieronymus en la «energía escalar».

Ensamblando materia física

Durante el curso de su trabajo, Hieronymus descubrió que la «energía escalar» era responsable de ensamblar la materia física del éter. Llegó a la conclusión de que incluso los protones, los neutrones y los electrones se ensamblaron a partir del éter y después se desarmaron nuevamente en el éter por medio de «energía escalar». Explicó este proceso sutil al afirmar:

«Así como se puede hacer que el éter vibre en distintas bandas de frecuencias para manifestarse como electricidad, radio, calor, luz, ultravioleta, etc., también puede hacerse que los Medios Finos (energía escalar) se manifiesten de varias formas.

Cuando los Medios Finos (energía escalar) son influenciados apropiadamente, pueden unirse hasta el punto donde se forman unidades materiales tales como electrones, protones y neutrones.

Cuando se desea agrupar estas unidades, otra manifestación más de los Medios Finos (energía escalar) toma la forma de la fuerza cohesiva necesaria para convertir las unidades en elementos tales como helio, hierro, oro y uranio. Se necesita una manifestación más de la fuerza cohesiva para formar elementos en grupos compuestos o complejos».

Hieronymus reconoció que existían tanto la energía electromagnética como la «energía escalar» y que estas dos energías diferentes tenían propiedades y características diferentes; además, pasó a demostrar que la energía electromagnética puede convertirse en energía escalar y viceversa.

Para subrayar ese punto, muchos de los instrumentos que inventó Hieronymus utilizaban electricidad como fuente de energía que posteriormente convertía la corriente eléctrica en «energía escalar». Otra propiedad fascinante que descubrió Hieronymus fue que el ángulo de refracción de la «energía escalar» está en relación con la masa atómica de un elemento. Es decir, cuanto mayor es la masa atómica de un elemento, mayor es el ángulo de refracción. Hieronymus describió este fenómeno de «energía escalar» al afirmar:

«La radiación (refracciones de energía escalar) del hidrógeno pasa a través del prisma en el ángulo más agudo o en el grado más bajo medido desde la cara del prisma. Las radiaciones (refracciones de energía escalar) de otros elementos y sus isótopos pasan a través del prisma en ángulos mayores, pero en el mismo orden que sus pesos atómicos: cuanto más pesado es el elemento o su isótopo, más ancho es el ángulo».

Hieronymus pasó a analizar muestras de mineral por medio de «energía escalar» con un alto grado de precisión para determinar los elementos contenidos en ellas. Posteriormente, el análisis de «energía escalar» del mineral se verificó mediante un análisis químico y espectrográfico más convencional y se encontró que era preciso.

Diagnosticando una diferencia

Analizar muestras de minerales y ayudar a las plantas a crecer fueron solamente los primeros pasos que tomó Hieronymus. También observó que cada órgano o tejido del cuerpo humano poseía un armónico único de «energía escalar» y que el nivel de vitalidad de un órgano o tejido también podía determinarse mediante el análisis de «energía escalar». Además, cuando un órgano o tejido estaba enfermo, esa condición de enfermedad también poseía un armónico único de «energía escalar» que podía ser diagnosticado por los instrumentos de Hieronymus.

Hieronymus pudo usar una fotografía de una persona, así como su muestra de sangre, orina o cabello para diagnosticar una enfermedad sin que esa persona estuviera físicamente presente.

En muchos casos, Hieronymus también pudo usar una fotografía de una persona o su muestra biológica para transmitir el armónico de «energía escalar» de ángulo de fase inversa de la condición de la enfermedad a una persona, negando así la condición. Por lo tanto, los instrumentos de Hieronymus (energía escalar) se utilizaron para diagnosticar y posteriormente paliar enfermedades.

Experimentando con energía escalar 

A lo largo de su vida, Hieronymus llevó a cabo una gran cantidad de experimentos de «energía escalar» que sirvieron para demostrar la naturaleza profunda de esta fuerza primordial que emanaba del Sol de nuestro sistema solar, así como de las estrellas del universo. Estos experimentos y sus descubrimientos posteriores fueron posibles gracias a los instrumentos (de energía escalar) que inventó y perfeccionó a lo largo de una vida de excelencia en ingeniería. Algunos de los experimentos de Hieronymus se enumeran a continuación.

Experimentos de «energía escalar» de Hieronymus:

1. Se desarrolló un tubo cósmico de «energía escalar» para mineralizar el suelo transmutando los elementos y minerales sin necesidad de productos químicos o fertilizantes.

2. La «energía escalar» se utilizó para cultivar plantas en la oscuridad sin ninguna fuente de luz electromagnética, lo que demuestra el papel que tiene la luz escalar en el proceso de fotosíntesis.

3. Se utilizó un instrumento de «energía escalar» para rastrear y monitorear a los astronautas del Apolo 11 durante su misión lunar. Los astronautas fueron rastreados y monitoreados exclusivamente a través de sus fotografías.

4. Los patógenos e insectos se desarmaban rutinariamente por medio de un instrumento de «energía escalar», eliminando así enfermedades en personas, animales, árboles y plantas.

5. Se utilizó un instrumento de «energía escalar» junto con fotografías aéreas para localizar personas y objetos. Por lo tanto, la «energía escalar» es capaz de localizar cualquier persona u objeto perdido en cualquier parte del mundo.

6. Los insectos que representaban una amenaza para los cultivos fueron erradicados de las granjas por medio de un instrumento de «energía escalar».

7. Se utilizó un instrumento de «energía escalar» para transferir el genoma de un árbol de pacana a un nogal. El resultado fue un nogal hibridado que poseía la composición genética tanto de un nogal como de una pacana.

¿Qué sigue?

No fue solamente un pionero de la «energía escalar», sino que los logros de Thomas Galen Hieronymus son asombrosos y han servido como impulso para avanzar en la investigación y el desarrollo de la energía escalar.

Dicho esto, se puede argumentar que Hieronymus fue uno de los genios designados por Dios para presentar la luz divina, la energía escalar, a la humanidad. Ahora, la humanidad debe reconocer y abrazar la luz divina e incorporar este regalo celestial en el tejido de la vida cotidiana.